Menú

¿Cómo visten los niños de hoy en día?

¿Cómo visten los niños de hoy en día?

Cuando nosotros éramos niños…

No voy a desvelar ningún secreto si decimos que la forma en la que vestimos a los niños de hoy en día ha cambiado, y mucho.

Atrás ha quedado ya esa ropa tres tallas más grandes que nos ponían cuando éramos niños, al menos a mí sí me lo hacían (me veía como un adefesio ) allá por los años 80 y 90…

 



Y es que estas fueron las décadas de los colores beige y marrón para los niños, con tejidos de pana, las rodilleras y coderas, las marcas en los dobladillos para que pudiera ser aprovechado por hermanos, primos y demás parientes. Los vestidos de niña casi por los tobillos con unos cuellos enormes…si formas parte de estas décadas, seguro que ya has reconocido tu look, además ahí están las fotos de nuestra infancia para recordárnoslo.

 

Sufrimos la generación de las hombreras, los estampados imposibles y las vueltas en las mangas y tobillos sin ningún tipo de glamour.

Antiguamente veíamos a un bebé y entre tanto volante, lacito y faldón era imposible distinguir si era niño o niña. Por suerte esto ha cambiado y estos volantes y vestidos ha quedado muy atrás. Los niños ya no tienen por qué vestir como “mini adultos” sino que tienen su propio estilo.

Vestir bien a los peques nunca ha sido más fácil, y al alcance de cualquiera. Ir bien vestido ya no significa llevar muchos volantes, ni cuanto más voluminoso sea tu vestido significa que es más elegante.

 

No hace falta ceñirse a un estilo particular para vestir bien a los niños. Tanto si te gusta el estilo clásico, o un poco más moderno, - y no es necesario que diga por cuál me decanto yo, hay una enorme variedad.

Decir niña hoy en día no significa tener que llevar unos determinados colores y un uso exclusivo de vestidos y faltas, al igual que las opciones de los niños no se limitan sólo a pantalones y camisetas.


 

¿Por qué tanta prisa por vestirlos como mayores?

A pesar de todo esto, desgraciadamente hoy en día hay una obsesión por adelantar etapas en los niños: con tres años ya van a innumerables actividades y a los 15 años ya están cansados de estudiar, parece ser que hay una prisa desmedida por obligarles a adquirir la madurez cuanto antes y esto puede trasladarse también a la moda: se tiende a vestir a los niños como pequeños adultos: con camisas, pantalones de pinzas y prendas con estilos y patrones de mini adultos

 



Y esto lo he podido comprobar desde que he sido madre. Con la llegada de la maternidad he tenido que adaptarme a muchas cosas y asistir a lugares o eventos que serían el último plan en mi lista si tuviera opción, pero viene en el pack de la maternidad, al igual que las pasas en un cóctel de frutos secos, sabes que están ahí y aunque las odies, no queda otra que aceptarlas.

Una de esas cosas que he tenido que hacer muy a disgusto han sido las fiestas de cumpleaños, especialmente la primera, una vez pasada la “primera prueba”, después ya parece mucho más fácil.

 Me he sentido fuera de lugar en muchos sitios, pero ese momento en que llevas a tu hijo por primera vez, sin conocer a nadie, especialmente si vives fuera de tu país como era mi caso, nunca me he sentido más extranjera que en esa fiesta, la primera a la que acudió mi hija con 4 años.

Nada más llegar ya me di cuenta de que mi hija iba a ser la rarita de la fiesta. Yo la había vestido cómoda, como a mi parecer se debía acudir a una fiesta infantil en un espacio de bolas, colchonetas y juegos. Llevaba un mono ligero, de esas prendas que no se desarman al cogerlos y se mantienen en su sitio en cualquier posición (Ver), eso era para mi ir adecuada, cómoda para poder jugar y disfrutar.

Parece ser que yo era la única que pensaba así, y podéis pensar que esto era un choque cultural, pero no creo que sea así, en España he vivido situaciones similares. Volviendo a la fiesta, allí lo que más predominaba eran los chinos, los vaqueros, los vestidos ¡incluso los zapatitos y naúticos! Si los pobres pudieran elegir dudo mucho que se hubieran equipado de esta manera. Por lo general los niños odian estas prendas, prefiriendo siempre los diseños coloridos, prendas cómodas y texturas suaves (Ver ejemplos)

 

Por un momento pensé en darme la vuelta y cambiar a la niña para que fuera acorde con la situación.  Al segundo me di cuenta de que ¡Mi hija no tenía zapatitos!

No tenía zapatitos ¿Por qué? Existe algo más incómodo para un niño tan pequeño que unos zapatitos? En cualquier caso, allí estaba mi hija con ropa de niña y cómoda para disfrutar de la fiesta de cumpleaños, ropa que a mi juicio era la más apropiada para su edad, aunque se sintiera “la rarita”.

 

Rarita o no, así se quedó y desapareció con más niños arregladitos dirigiéndose a las colchonetas y zona de juegos. Cuando podía apartar la vista de ella, y teniendo en cuenta de que todavía no conocía a todos los padres, empecé a hacer el juego en mi mente de intentar adivinar quién eran los padres de cada niño, y no por el parecido físico que eso no siempre ocurre, sino por la ropa que llevaban.

Tengo que decir que acerté en casi todos los casos, pues los padres tendían a vestir a sus niños como ellos, al final de la fiesta pude comprobar el resultado de mis conjeturas.

A mi hija poco pareció importarle ser la única llevando ropa informal, pero esta situación me hizo pensar, ¿era yo el único bicho raro?

Mira por donde años más tarde he descubierto que mi forma de pensar está avalada por la psicología infantil:

 

 Algunos psicólogos infantiles han llamado a esto “la adultización del textil’, un fenómeno del mercado que elabora prendas para niños cada vez más llamativas y con más accesorios. El low cost no está ayudando mucho, las grandes marcas ofrecen looks para que los más pequeños vistan como sus progenitores. Prueba de ello son los pequeños adultos que nos encontramos por la calle. Fuera de la gracia puntual, la cosa es más seria de lo que parece. Debemos respetar la naturaleza del menor, su inocencia y sobre todo su edad.

La forma de vestir a muchos niños - según la psicóloga infantil Maribel Corcuera, ha tenido un gran cambio respecto de lo que se usaba hace 15 o 20 años“La ropa ha dejado de ser de niño, ha dejado de ser tierna, y ahora, los padres los visten como grandes”.





Yo misma he visto casi a diario niñas de menos de 10 años con tacones, y niñas de 12 con bolsito.

Si les vestimos asi en su día a día, podemos adelantar etapas de crecimiento y desarrollo. Además, hay especialistas que advierten que con la llegada de estas tendencias, se está restringiendo la libertad de los niños para ser lo que son: niños.





Maribel Corcuera y Julia Pascual, psicólogas infantiles, nos advierten de este hecho.

 “Vivimos creyendo en el nuevo paradigma educativo por el cual el niño es un adulto en construcción que ha de llegar a la madurez cuanto antes mejor”, como dice Julia al respecto,

“Hemos de dejar a los niños ser niños y protegerlos de esa moda que quiere acortar su infancia” como sentencia Julia.

Además de que esa ropa tan poco práctica es incómoda para los niños, los padres no les permiten jugar, correr, sentarse en el suelo por miedo a que se ensucien y estropeen su ropa.

Finalmente, lo que esto puede conllevar es la creencia excesiva del niño o niña ser atractivo o atractiva físicamente, tener éxito o brillar socialmente lo que al largo plazo, podría desencadenar patologías graves.

 



 

“Dejemos que nuestros hijos busquen en esa segunda piel su forma de expresión, su diferenciación y su libertad pero que no se pierdan ninguna etapa”.

Artículos relacionados
2 Comentarios
  • Gema JC

    Gema JC 01/08/2019 Responder

    Pues referente a este tema que comentas de la adultizacion textil hoy sin ir más lejos mi marido y yo hemos ido a comprar unas zapatillas deportivas cómodas a nuestro hijo (que por cierto le han gustado unas rosas y esas le hemos cogido). Justo al lado había dos niñas y digo niñas porque tendrían 10 años u 11 no más, pero estaban haciéndose una sesión de fotos sexys.... que vamos, nos hemos quedado a cuadros.... estaban solas además.... todo esto me hace cuestionarme muchas cosas que me guardo para mi..... yo a esa edad jugaba con muñecas.......
  • Estefania Agudo Martin

    Estefania Agudo Martin 01/08/2019 Responder

    Me ha gustado mucho! Estoy muy de acuerdo????????????
Dejar un comentario
Deja su comentario

Menú

Compartir

Código QR

Ajustes

Crear una cuenta gratuita para guardar tus favoritos.

Registrarse

Crear una cuenta gratuita para usar listas de deseos.

Registrarse